El sector se recupera, saca pecho y vuelve a tener el mismo lugar privilegiado que hace más de una década perdió, tras la terrible crisis económica que sacudió a toda España, y especialmente a todo aquello que tenía que ver con el ámbito de los bienes raíces.

Las oficinas se reinventan, apuestan por refrescar su imagen corporativa, brindar nueva formación a sus empleados en general y comerciales en particular. Directores y gerentes disponen presupuesto para renovar el mobiliario de su negocio con el fin de hacerlo mucho más confortable cara a los nuevos clientes.

Se percibe optimismo, y todo gracias a la confianza de clientes y de la banca y en la recuperación que poco a poco eleva al país, de nuevo a erigirse como una de las economías más estables de la zona euro.

Comprobar lo antes dicho, es cosa sencilla, es sólo cuestión de dar un vistazo a los escaparates de estos negocios y comprobar que la oferta es amplia, para todos los bolsillos y aptas para satisfacer a familias numerosas, parejas con hijos únicos y como no, para pequeños y grandes inversores.

En Valencia, las inmobiliarias, sean estas oficinas independientes o franquiciados, brindan todos los servicios necesarios que implica cerrar una venta o un arrendamiento, entre estos destacan las visitas a las viviendas o locales comerciales en promoción, información respecto a la zona en la que se hayan ubicados, requisitos para adquirirlos, destacando entre otros, el contacto con los bancos, tasadores y notarías. Todo para aligerar el proceso de venta a quienes se hallen interesados en una casa en particular.

De obra nueva, de playa, segunda mano, reformado, bajo vivienda, casa de pueblo, piso perteneciente a inmobiliaria de entidades bancarias, todas ellas están a disposición del comprador, y los expertos en este ámbito trabajan arduamente para ofrecer todas las operaciones relacionadas con la venta o en el alquiler de modo casi inmediato.

Muy de moda están las llamadas visitas virtuales; estas consisten en llevar a los posibles clientes por un tour en el que podrán sin moverse del sitio, visitar uno, dos y hasta tres propiedades, sin salir de la oficina inmobiliaria, gracias al sistema de gafas de realidad virtual, cada vez más populares entre los especialistas, y que sin duda, han calado en el gusto de la clientelas, gracias al ahorro de tiempo que implican y la posibilidad que ofrece de detallar varias viviendas en tan sólo unos minutos y sin tener que moverse del despacho en cuestión.

También destacan como nuevos recursos, las alertas a directas a los móviles de los posibles inquilinos, cuando su comercial de confianza encuentra un lugar que se ajusta a las características y precio exacto de lo que este, está buscando.

El sector inmobiliario , se afianza y vuelve a tener el mismo lugar y a gozar de la misma salud que tuvo hace algunos años, cuando uno tras otros, se quilaban de ventanas los letreros de ‘’se vende’’ o ‘’ se Aquila’’ tras cerrar una tras otra, ambas operaciones.

Que servicios debe ofrecer una inmobiliaria
Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *