La explosión de la llamada burbuja inmobiliaria que en aquel fatídico 2007 dio un vuelco a la economía mundial, afecto directamente a España, país, que como por todos es sabido sustentaba su economía en el negocio del ladrillo.

Muchos expertos advertían que la bonanza llegaría a su fin, y que todos los indicadores, hablaban de un decrecimiento y casi destrucción de la venta de viviendas de todo tipo.

Se activaron así, todas las alarmas y para entonces las cientos de miles de inmobiliarias que trabajaban vendiendo en el territorio nacional, bajaron la persiana ante la pérdida del poder adquisitivo de su otrora clientela.

El panorama pintaba muy negro, y hasta hoy nos hemos visto afectados por aquel declive. Todo un reguero de tinta se ha escrito al respeto, economistas, inversores y usuarios, llevados por predicciones que no apuntaban a un futuro halagüeño.

Sin embargo, un pequeño sector sobrevivió y remonta a esta explosión. Hablamos de los agentes inmobiliarios, empresas independientes y franquiciados, que decidieron reinventarse, re lanzarse sin temor y olvidando el pudor a un nuevo mercado que nacía, aquellos que no se resistieron a cambiar de transacción, desmitificando la venta y dando paso al alquiler.

Para comenzar a cerrar negocios, primero idearon una campaña publicitaria que incluía televisión( en el caso de las mas grandes) radio otras; y por supuesto la publicidad persona a persona, hablamos de la promoción impresa.

Entre los más útiles para darse a conocer con un mensaje de largo alcance, el mundo inmobiliario utilizo los flyers publicitario: volantes personalizados, impresos en blanco y negro o a todo color, hechos en papel couche de 125 gramos, diseñados por ambas caras.

Cartelería

Las inmobiliarias españolas se lanzaron a la calle promoviendo el alquiler de pisos, casas, adosados, chalets y locales comerciales, a precios solidarios y con requisitos que fueran asequibles al arrendatario.

Esta estrategia fue fundamental para sacar a flote el barco hundido que era para entonces el mundo inmobiliario. Hoy día, encontramos empresas dedicadas exclusivamente al alquiler, haciendo reflotar el sector, reconvirtiéndolo y hasta humanizándolo.

La consecuencia de lo que entonces sucedió es palpables aún, no obstante, los expertos afirman que en este sentido puede hablarse de muy pequeños brotes verdes, gracias a la iniciativa de aquellos profesionales que se negaron a morir en medio de aquella tormenta, y se atrevieron de pasar de la venta al alquiler.

Del alquiler a la venta
Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *